Salud

Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

SOBRE LA IMPORTANCIA DE DONAR SANGRE

Y después de una larga o corta semana, en función de como os haya ido, se nos presenta un corto fín de semana, porque los fines de semana, a mí parecer, siempre son cortos, dá igual que te vayan mejor o peor, tengas planes o no, siempre pasan volando.
Hoy tengo ganas de hablar sobre la importancia de #donar, un esfuerzo tan pequeño para el que se decide a hacerlo, y un regalo tan grande, para el que recibe esa #donación.

Dá lo mismo si te decides por donar sangre, o cualquier otro tipo de donación, lo importante es tomar conciencia de que siempre va a ser una buena decisión. Porque es algo desinteresado, con el único propósito de otorgarle una oportunidad al que necesite de tu aportación.
Que maravilloso y que satisfacción, cuando uno se vá a casa con una sonrisa en los labios, sabiendo que habrá alguien que en el momento que la reciba, podrá tener esa sonrisa también.
¿Porque ese debate tan grande que nos planteamos, si todos somos necesarios para otras personas?, ¿Porqué no compartir de lo que tenemos de sobra?
Lo que nuestro cuerpo regenera con facilidad, porque si nos paramos a pensarlo, parece que estemos hechos para compartir, y que nuestro cuerpo lo sabe. Lo único en esta cadena es que a muchas personas les falta dar el paso. Un paso que no llega a darse por miedo, por desconocimiento, o en muchos otros casos y a pesar de que se tiene el deseo, por no poder hacerlo, debido a alguna enfermedad.
Creo que sí, que si aún no lo tenemos claro es el momento de tomar buenas decisiones, porque hoy por tí y mañana por mí.
Sí, estamos de acuerdo es un acto altruista, sin ninguna intención de dar para recibir, pero si que si nos ponemos en la piel de el que la necesita y nos planteamos que podriamos estar en el lado contrario, también agradeceriamos y recibiriamos con esa sonrisa, ese pedazo de esperanza, de oportunidad de vida.
Porque hacer algo correcto, por el simple hecho de ayudar, es un recibir constante, de satisfacción, de bienestar con uno mismo. Y no se hace para obtener nada a cambio, pero inevitablemente se obtiene.
Si te planteas por fín ser donante de sangre, lo único que debes cumplir es ser mayor de 18 años, tener un peso adecuado y no estar enfermo. De todos modos cuando llegues a realizar la donación te tomarán nota de todos tus datos, te medirán la tensión arterial y te harán diferentes preguntas para saber si puedes donar o no. Acude a tu centro de salud y pide información, verás como tomas la decisión correcta.
Es un pequeño rato de nuestro tiempo el que estaremos donando una cantidad de sangre que recuperaremos enseguida, y que sin embargo, es tan valiosa para tantos enfermos que la necesitan.
Porque con un poquito de cada uno se pueden lograr grandes cosas. ¿Y tú te animas a ser donante?
Gracias por vuestro tiempo, vuestra lectura y visitas al blog, porque cada vez somos más por este rinconcito.
Te invito a que te quedes también por mi página de facebook dándole a me gusta. Besinos

 
Fuente: este post proviene de Un cuarto y mitad de esto y un poco mas de lo otro, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Envía una notificación de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Recomendamos

¡No te pierdas nuestra selección diaria!

Suscríbete y recibirás en tu correo nuestras mejores ideas

Suscríbete ahora