Salud

Universo de la Mujer Idea guardada 4 veces
La valoración media de 5 personas es: Muy buena

Qué factores están relacionados con la fertilidad



Se estima que más de 70 millones de parejas en todo el mundo tienen dificultades para concebir un hijo. No obstante, lejos de intimidaros, esta cifra debe arrojar esperanza, ya que, por otro lado y gracias a las técnicas de reproducción adecuadas, el 70 % de las mismas logrará alcanzar su sueño en un periodo igual o menor a 5 años. Porcentaje que aumenta considerablemente si se recurre a la donación de óvulos.



 

Causas que influyen en la fertilidad y potencian la esterilidad

La principal causa del aumento de parejas estériles es la tendencia a tener hijos con una edad cada vez más avanzada, pues, como ya sabréis, la fertilidad de la mujer disminuye conforme pasan los años. De tal forma que cuando se pospone la decisión de quedarse embarazada, por ejemplo, de los 30 a los 35 años, las posibilidades de concebir disminuyen un 9 %. Asimismo, la efectividad de las técnicas de reproducción asistida se verá mermada y tan solo compensarán en un 4 % esta disminución.

Por otro lado, existen estudios que parecen indicar que el paso del tiempo también afecta a la fertilidad masculina, no obstante, los resultados son controvertidos y, desde luego, este hecho tiene una influencia mucho menor, prácticamente insignificante, en el aumento de la esterilidad en las últimas décadas.

Sin embargo, más allá de esta causa, que a muchos de vosotros os parecerá la más relevante, existe otro desencadenante de esterilidad al que habrá que prestar mucha atención, y es el estilo de vida. Tal es la importancia de los hábitos en la fertilidad que pueden llegar a favorecer o dificultar la concepción significativamente.

 


 

¿Cuáles son los hábitos que obstaculizan el embarazo?

Sedentarismo

La práctica habitual de ejercicio conlleva innumerables beneficios, no solo físicos, sino también psicológicos, y repercute positivamente en todos los sistemas del cuerpo, entre ellos el reproductor. No obstante, no conviene obsesionarse y exceder la cantidad de actividad física recomendada. Ejercitar el cuerpo de forma moderada durante 3 horas a la semana potenciaría la fertilidad, mientras que realizar más de 4 horas de ejercicio intenso disminuiría en un 40 % las posibilidades de embarazo.

Por otro lado, en el caso de los hombres, conviene puntualizar que se desaconseja la práctica de ciclismo durante más de 5 horas semanales, ya que podría incidir en la concentración y movilidad de los espermatozoides.

 



  Obesidad

El peso corporal tiene una incidencia mucho mayor en la fertilidad de lo que, a priori, muchos de vosotros os podáis imaginar. De hecho, entre las mujeres obesas, la tasa de abortos es mayor; incluso a las pacientes con obesidad mórbida se les desaconseja la gestación. No obstante, las consecuencias de la obesidad, aunque no llegue a estos extremos, van mucho más allá, alterando la ovulación, la calidad ovocitaria y el endometrio, así como empeorando los resultados de las técnicas de reproducción asistida.

Os interesará saber que los índices de masa corporal (IMC) más favorables para conseguir la gestación son los comprendidos entre 20 y 25, y que, además, no deberían ser superiores a 30. 

El sobrepeso también repercute en la fertilidad masculina.

 


  Delgadez extrema

Hemos hecho referencia a la obesidad, pero la delgadez extrema también incide negativamente en la fertilidad, provocando alternaciones en la ovulación, pérdida del ciclo menstrual con amenorrea y tasas de implantaciones más bajas en el caso de estar sometiéndose a técnicas de reproducción asistida.

De la misma forma que no se recomienda tener un IMC superior a 30, no debería ser inferior a 20.

 


  Tabaquismo, consumo excesivo de cafeína, alcohol y otros hábitos tóxicos

En este caso, no se contemplan matices, se recomienda dejar de fumar y de consumir alcohol o cualquier sustancia tóxica, como por ejemplo el cannabis o la cocaína, si se está intentando concebir un hijo. Las consecuencias pueden ser muy perjudiciales, tanto durante el proceso de gestación como durante el embarazo o el parto. 

En cuanto a la cafeína, el consumo moderado no debería alterar la capacidad reproductiva; no obstante, se desaconseja tomar más de 3 cafés al día (300 mg).

 


  Factores ambientales y psicológicos

La calidad de los óvulos podría verse alterada debido a determinadas sustancias (plomo, herbicidas, pesticidas, dioxinas…) contenidas en el tabaco o ciertos alimentos contaminados.

Por supuesto, la estabilidad anímica también resulta crucial a la hora de lograr el embarazo. El estrés repercute en el éxito de las técnicas de reproducción asistida y, por este motivo, en la Unidad de la Mujer contamos con especialistas que os acompañarán a lo largo de este complejo proceso y os ayudarán a superar cualquier altibajo emocional.

Prácticas como el yoga o la acupuntura también podrían ayudaros a potenciar el autocontrol y la relajación.

 


  Nutrición, complementos vitamínicos, olioelementos y antioxidantes

Seguir una dieta saludable y equilibrada, sustentada en el consumo de frutas y verduras, así como de alimentos ricos en fibra, y en la reducción de grasas y proteínas animales o hidratos de carbono complejos, podría repercutir muy favorablemente en la fertilidad de mujeres y hombres.

Sin embargo, no existen estudios que arrojen datos fiables sobre la incidencia positiva de ciertos micronutrientes, más allá del ácido fólico, el yodo o el omega 3, en la fertilidad.

 


  Esperamos que este artículo os haya resultado de utilidad. Para acceder a más información podéis entrar en la página web de la Unidad de la Mujer y pedir cita con cualquiera de nuestros especialistas o haceros con el libro Ser Mujer, la obra más completa para entender y superar los cambios que experimentan las mujeres desde la infancia hasta la vejez.

 

Fuente: este post proviene de Universo de la Mujer, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos