Salud

Psicodinámica y Humanismo Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

La psicología perversa

Lo mismo que hay familias tóxicas, etc., hay también enfoques psicológicos nocivos. Están por todas partes y, como ofrecen a la gente los mismos controles y represiones que llevan padeciendo desde la infancia, no suele detectarte su peligro. Por ejemplo, recientemente he presenciado en TVE-2 (¡gracias, J. B. !) un coloquio con un famoso escritor de autoayuda y coach, que me ha dejado helado. Se trata, en mi opinión, de una anonadante mezcla de verdades y mentiras, un catálogo de tópicos cognitivo-conductuales y morales que resumen muy bien todo aquello que, desde la Psicodinámica y Alice Miller, llevamos cuestionando en este blog durante años. Por eso me he tomado la libertad de transcribir aquí la conversación (salvo su comienzo y las intervenciones de la presentadora), con el propósito de analizarla. No pretendo con ello criticar personalmente a su autor, y ni siquiera al cognitivo-conductismo en general (que yo mismo utilizo a veces), sino más bien usar el video como un didáctico espejo sobre las formas dogmáticas e intolerantes con que, en la práctica, esta clase de Psicología trata muchas veces a las personas (a quienes ni siquiera permite quejarse de sus familias, etc.). Para comentar más fácilmente las ideas del programa, las iré numerando con links de ida y vuelta a mis respectivas objeciones. Puede ser algo incómodo de leer, pero el texto, como veréis, no tiene desperdicio. Espero que os inspire vuestras propias reflexiones. Sé tú el cambio. En paz con tus padres.
TVE-2

... leer más

La mayoría de padres están dispuestos a hacer cualquier cosa por sus hijos, menos dejarles ser ellos mismos. La mayoría de nosotros hacemos con nuestros hijos lo mismo que nuestros padres hicieron con nosotros, a no ser que le pongamos consciencia, un trabajo interior. ¿Y cómo se sabe que no estás siguiendo esa misma inercia? Porque estás en paz, estás agradecido por lo que han sido, por lo que no han sido, por los aprendizajes que has podido hacer de ellos. Pero, en general, la mayoría de los que nos están escuchando tienen una guerra invisible inconsciente con sus propios padres, hay mucho rencor. (1)

Nacemos en la dependencia más absoluta, en el apego más absoluto, no podemos valernos por nosotros mismos, y pasarán muchísimos años [así]. Nos aferramos, necesitamos que nos quieran, que nos apoyen, que nos comprendan. Y para cuando ya somos suficientemente mayores y tenemos la capacidad de valernos por nosotros mismos, estamos atados a esa red de apegos (2). Y seguimos culpando a nuestros padres por lo que sentimos, porque no nos gusta nuestra vida, estamos en ese victimismo. (3) Nuestra propuesta es empezar a tomar las riendas de nuestra vida emocional. Empezar a emanciparnos, a desapegarnos, porque a los hijos hay que darles raíces pero también alas. (4)

En el proceso de educación nos han educado para ser víctimas, para culpar a los demás, y a las personas que más culpamos inconscientemente es a nuestros padres. Creemos que nuestros padres nos hicieron mucho dolor, mucho sufrimiento, creemos que nuestros padres son los culpables de que no vaya bien mi vida, mis relaciones, o con mis propios hijos, porque creemos que los demás tienen el poder de hacernos sufrir. (5) Pero ya vimos en otro programa que no, que más allá de cómo fuera tu padre, cómo no fuera, lo que hizo o no hizo, la invitación es cómo tú lo viviste, cómo lo interpretaste (6). Hay que poner el foco dentro de uno mismo. (7)

Para cortar el cordón umbilical debemos reconocer algo doloroso, que seguimos siendo dependientes. Hay gente que se convierte en un sucedáneo de su padre y hay gente que se rebela y se va al otro extremo, pero estás ahí, en la dependencia. Lo primero es entender que tus padres, como tú y como yo, son seres humanos. Más allá de la etiqueta papá y mamá hay un ser humano que en su día fue niño, hijo, y también tuvo unos padres. (8) Yo me quejaba de la maleta emocional que cargaba por mis padres, pero cuando investigas el árbol genealógico, el tipo de infancia que han tenido nuestros padres, dices "vaya maletón que cargan ellos". También tienen sus traumas, sus heridas, nuestros padres han cometido muchísimos errores, como nosotros ahora con nuestros hijos. Todo el mundo tiene derecho a cometer errores para aprender, y además es entender que todo el mundo lo hace lo mejor que sabe con la información que tiene, (9) que a tus padres no los ha movido la maldad, sino la ignorancia (10). Es empezar a cultivar un músculo atrofiado que es la compasión (11), entender por qué tus padres se han comportado de esta manera, y entender por qué yo los he recibido de ésta. Y poco a poco vas empezando a dejar de culpar, vas tomando la responsabilidad de lo que depende de ti sanar, y finalmente te emancipas, que quiere decir ya no espero nada de papa y de mamá, ni dinero, ni amor, ni apoyo, ni comprensión. Es más, como adulto maduro que soy, empiezo yo a apoyarles, a quererles, a comprenderles, y me siento agradecido porque gracias a ellos hoy estamos (tú y yo) aquí y me siento en paz. (12) Porque le doy sentido a que he tenido los padres que necesitaba, pese a todo el conflicto, para descubrir quién soy y encontrar (...) mi felicidad dentro y el sentido de mi vida en lo que dieron mis padres, si acepto a mis padres tal como han sido. (13)

Un ejercicio que pueden hacer nuestros espectadores si sienten algo de rencor es escribirles una carta simbólica, que no hace falta que se la entreguen, y darles gracias, gracias por todo lo que han hecho (14). Yo les doy (a los espectadores) un primer tip: ¿has agradecido a tus padres que te han limpiado el culo siete veces al día durante varios años de tu vida? ¿Le has dado las gracias por todas las noches que les has dejado sin dormir? Porque, cuando eres padre, de repente se cierra el círculo, y tomas conciencia de algo que hemos olvidado, de que ser bebé, ser padre es un gran desafío, y muchos culpamos a nuestros padres habiendo olvidado todo lo que han hecho por nosotros. (15)

¿Quién es el principal perjudicado de seguir en guerra con tus padres? ¿Qué te está aportando eso, qué beneficio (16), porque al menos, yo que también he estado ahí como adolescente perdido, un trabajo precioso que he hecho y que invito a las personas a hacer, es eso, amar a nuestros padres, porque es fundamental esta en paz con el lugar de donde vienes, para poder mirar la vida con confianza (17)

Análisis



































Conclusiones

El maltrato parental existe. Es una violencia como cualquier otra y, en realidad, mucho peor, pues afecta a niños en desarrollo y suele ser permanente. El niño, por razones de supervivencia psíquica, necesita negarlo a toda costa y de ello se derivará precisamente su neurosis. Pero es, en mi opinión, inaceptable que una gran parte de la Psicología -que yo llamo "perversa"-, del cognitivo-conductismo dogmático, contribuya a perpetuar dicha alienación en vez de ayudar a las víctimas a despertar de tantas mentiras propias y ajenas. Este despertar sólo puede orientarse hacia la recuperación de la libertad interior del sujeto y de ningún modo hacia fines preconcebidos o de terceros (como, p. ej., volver al redil familiar, perdonar, etc.). A veces, igual que se hace en los casos de violencia doméstica, social, etc., lo mejor será incluso el alejamiento del sujeto de su entorno nocivo. El progreso terapéutico requerirá necesariamente la concienciación y evacuación por parte de la víctima de gran cantidad de sentimientos -amorosos y hostiles- hacia su familia, la superación de sus apegos infantiles y el progresivo refuerzo de su autoestima y su personalidad, todo ello en el marco incondicional de una terapia empática y afectuosa. Los resultados de esta liberación respecto a la familia serán siempre imprevisibles. Algunas personas lograrán espontáneamente comprender y perdonar a sus agresores. Otras necesitarán largas décadas para ello. Y algunas -las más dañadas- jamás podrán o desearán hacerlo. Pues hay, ciertamente, crímenes imperdonables cuyo "olvido" es bárbaro e inmoral exigir a las víctimas.

Para saber más:
Carta de un hij@ a sus padres
La carta de Pandora

Fuente: este post proviene de Psicodinámica y Humanismo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Envía una notificación de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.
Etiquetas: Abierta
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Recomendamos

¡No te pierdas nuestra selección diaria!

Suscríbete y recibirás en tu correo nuestras mejores ideas

Suscríbete ahora

Relacionado

Abierta

Acoso ("bullying")

Suelo disentir de la mayoría de informaciones y reportajes sobre el acoso escolar. No me gusta ese abordaje tan habitualmente superficial e hipócrita del problema, como si el acoso fuese un asunto político sólo solucionable por los gobiernos con más propaganda, controles y denuncias (1). O como si lo esencial fuese reprimir a los abusadores y "salvar" a los abusados, en vez de analizar y ...

PSICOLOGIA DEL COLOR

La naturaleza, el ambiente y los objetos que nos rodean son ememplos de un mundo maravillosamente coloreado.Cada individuo percibe sensaciones particulares cuando observa un color determinado. La psique se ve influida por lo que se ve; en un ambiente o composición en el que predominan los rojos, los anaranjados y los amarillos, la sensación percibida es la de calor. Por está razón se les llama co ...

Protegemos a la infancia con el apoyo de Médicos sin Fronteras

En Colombia, mediante acciones como el acompañamiento y la formación, atendemos desde hace más de un año a un grupo significativo de niños y niñas, para que fortalezcan sus capacidades de aprendizaje y de autocuidado.Con la colaboración de Médicos Sin Fronteras trabajamos con la comunidad educativa para la convivencia pacífica y la reducción de comportamientos violentos. Así, Médicos Sin Frontera ...